Mundos de D&D: Lo que resta

¡Buen Jueves amigachos!

Cansineando cómo estaba en reseñar cosas sacadas de la Biblioteca y cómo todavía no he leído todo lo que pille he decidido terminar el ciclo de entornos de campaña de D&D que empecé antes de esta extraña debacle.

Esta pretende ser la penúltima entrada de esta serie de entradas, y en ella voy a hablar de aquellos mundos de D&D de los que he tenido menos contacto, ya sea por que tengo los manuales y no me causaron demasiado interés o bien por que he sido jugador y no he llegado a jugar.

Así que… ¡Al turrón!

Dragonlance

La Saga de Dragonlance está ambientada en un mundo llamado Krynn, más concretamente en el continente de Ansalon (aunque también hay otros continentes cómo Taladas, hogar de los minotauros). Cómo es obvio la historia del mundo va avanzando a medida que van sacando novelas, pero yo les perdí el rastro hace un montón de tiempo, así que voy a contar lo que yo sé.

Dragonlance es un mundo de D&D donde hay elfos, enanos, humanos y gnomos más o menos arquetipicos, en vez de Halflings tenemos Kenders que son cómo halflings pero más alegres, algo espitosos y con tendencia a mangar, hay minotauros, hay ogros guapos y ese tipo de cosas.

Antiguamente existía el culto a los dioses que otorgaban sus poderes cómo en el resto de los mundos de D&D, digamos que el panteón de Dragonlance se fundamenta en tres filosofías, los dioses del bien con Paladine el Dragón de Platino a la cabeza, los dioses neutrales con Gilean al mando y por último los dioses del mal capitaneados por Takhisis la Reina de la Oscuridad.

Durante la época anterior a la que empieza la historia de los libros, el mundo estaba gobernado por la iglesia del bien, dominando todo el mundo y destruyendo a aquellos que se le oponían para ser el único poder en el mundo de Krynn.

Llegado a determinado punto el Príncipe de los sacerdotes de Ishtar cometió el pecado de exigir a los dioses que acabasen con todo el mal. Los dioses iracundos decidieron dar un castigo a los mortales y de paso restaurar el equilibrio. Así que provocaron un cataclismo lanzando una montaña ígnea sobre la capital de Istar, a causa de este Cataclismo hubo violentas tormentas, se alzaron montañas, desaparecieron mares, surgieron nuevos y dejaron el mundo hecho mierda en general. Además los dioses retiraron su atención a sus adoradores y los conjuros clericales dejaron de funcionar.

La historia principal así importante se cuenta en Crónicas de la Dragonlance (que es la columna vertebral del mundo siendo el resto de libros añadidos), empieza cuando un grupo de aventureros formado por un Explorador Semielfo, un Enano, un Kender, un guerrero humano, un mago de túnica roja y un caballero se reencuentran en una posada tras pasar los últimos años buscando indicios de la existencia de los dioses.

En esta posada escucharán rumores acerca de nubes de guerra en el norte. Además tendrán un encuentro con una pareja de bárbaros de las llanuras, de los cuales hay una mujer que porta un extraño bastón de cristal azul con poderes curativos. Deberán huir del lugar y lograr desentrañar que está sucediendo mientras intentan encontrar indicios de la existencia de los dioses y se enfrentan al regreso de los terribles Dragones cromáticos.

Dragonlance.JPG

Bueno, que decir a estas alturas de Dragonlance, esta imagen que veis arriba es mi colección de novelas de Dragonlance. Cuando era más jovenzano y bajaba a Bilbao los fines de semana siempre pasábamos por la librería de El Corte Inglés y me agenciaba una de estas novelas, en aquella época costaban unas mil pesetas o así.

Me encantaba Dragonlance, en aquella época me parecía la ostia y puedo decir sin temor a equivocarme que me he leído todas las novelas que veis arriba al menos cinco veces. A día de hoy las lees y le encuentras los fallos pero creo que cómo están pergeñadas de recuerdos de la infancia me siguen gustando. Todavía recuerdo que en Crónicas (SPOILER ALERT) lloré cuando muere Sturm el caballero.

Dragonlance es una de las razones de que me acercase al mundo de los juegos de rol, pero curiosamente es un entorno de campaña el cual nunca he podido disfrutar satisfactoriamente.

En mi opinión Dragonlance sufre un poco de los mismos defectos que los juegos de rol de El Señor de los Anillos. Y es que el máster se lo tiene que currar para darles cierto protagonismo a los personajes jugadores, por que las cosas importantes realmente las hacen otros.

Además con estos mundos tan machacados sueles estar constreñido por el trasfondo, igual plantas un pueblo en medio de una llanura y algún jugador te dice “es imposible, las llanuras X están deshabitadas tal y cómo dicen en x libro”.

Pero bueno yo no pierdo la esperanza de encontrar algún día un “Entorno de campaña de la Dragonlance” y poder poner la partida de “Las llaves del destino”.

Y bueno, mi experiencia de juego con Dragonlance se limita a dos casos, el primero fue que uno de nuestros compañeros dijo “voy a poner partida de Dragonlance” y nosotros nos flipamos cómo tontos. “Pues yo me voy a hacer un Kender”, “Yo quiero ser Caballero de Solamnia ¿cómo va?”, etc… Nos hicimos personajes todo ilusionados, llegamos a la partida con ojos brillantes de expectación, y… terminamos con esos personajes en Rappan Athuk.

Por si no lo sabéis Rappan Athuk es una megamazmorra para D&D en la cual los personajes entran en nivel 1 salen (si es que lo hacen) con nivel 20. No os llamo a engaño, lo pasamos cómo enanos jugando Rappan Athuk pero eso no era Dragonlance. Algún día contaré la anécdota de aquella campaña con el Oráculo o de cómo tuvimos un Total Party Kill por una cortina.

La segunda experiencia en el entorno fue parecida pero al principio iba bastante bien, yo recuerdo que tenía un mago Silvanesti llamado Faikanthius “Faikas” Takmarín. En esa partida eramos pocos jugadores, creo que tres, y ya digo que al principio fué muy chula, con viajes, aventuras y esas cosas… pero terminamos en otra mazmorra que ahora no recuerdo el nombre. Una pena…

Ravenloft

ravenloft.jpg

Ravenloft es algo realmente difícil de definir, vamos a intentarlo. A Ravenloft se le conoce cómo el “Semiplano del Terror”, es una especie de espacio interplanario gobernado por unos entes conocidos cómo “Los poderes oscuros”. Estos poderes oscuros han creado diferentes dominios, cada uno de los cuales está gobernado por un “Señor oscuro”, estos últimos son gente que por sus actos viles y malvados han llamado la atención de los poderes oscuros.

Los señores oscuros tienen un control completo sobre su dominio, pero están presos por la eternidad en su reino y son atormentados eternamente con aquello que desean.

No hay una ambientación común si no que cada dominio es diferente y tiene su propio leit motiv. Por ejemplo Barovia, el dominio del vampiro Stradht von Zarovich es una suerte de Rumanía medieval, mientras que Mordent está en pleno renacimiento con armas de fuego e imprentas, hay Dominios también anclados en la edad de piedra o en épocas clásicas. Incluso hay un dominio llamado Rokushima taiyoo con ambientación nipona.

A mi me resulta entonces una suerte de “cajón desastre” de ambientaciones de terror Gótico, lo cual no me atrae en especial. Si, reconozco que es chulo que en una partida los jugadores estén intentando desvelar el misterio de un frankenstein fantástico mientras que en la siguiente igual están huyendo de caníbales medianos, pero a mi sinceramente me gustaría jugar algo con una historia más coherente.

Pero si, admito que es un entorno de campaña muy interesante, cómo jugador no me importaría jugarlo (aunque sólo fuese por satisfacer mi curiosidad) pero no creo que lo juegue nunca cómo master.

Midnight

midnight.jpg

Midnight, no quiero hablar mucho de ello por que me gustaría reseñarlo a profundidad en una entrada más adelante. Pero se podría decir que Midnight sería La tierra media si Sauron hubiese ganado la guerra del anillo, en esta ambientación el dios oscuro Izrador ha logrado imponerse sobre las fuerzas del bien y ahora sus cuatro lugartenientes los Caballeros de la noche gobiernan con puño de hierro sus dominios. Quedan unos pocos puntos de luz, pero son poco a poco ahogados por la marea de sombra que los engulle.

No lo he jugado ni he dirigido pero la verdad es que me atrae un montón esta ambientación, ¡estad atentos a futuras reseñas!. Además me han dicho que la campaña que está publicada para esta ambientación La corona de la sombra está realmente bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s